Cholotube, porno casero e iras santas

Por: Anddy Landacay Hernàndez

Cuando cursaba la secundaria, allá por los noventas, conseguir una película porno peruana era toda una odisea. Recuerdo que la única forma de acceder al preciado material Made in Perú era llegar, luego de largas y sigilosas caminatas a un destartalado puesto de videos en aquel caos llamado “Las Malvinas”. Allí, escondida entre cintas de VHS de la Cicciolina y de Rocco Siffredi, el revolucionario Telo Cholo hacía su aparición como producto de la demanda de los nuevos tiempos.   Hoy Cholotube es la confirmación afiebrada de esta tendencia de los peruanos al porno amateur y, como no podría ser de otra forma, motivo de polémica.

En las últimas semanas Cholotube, el portal que se ha convertido en el epicentro de la pornografía peruana, ha estado en el ojo de la tormenta. Su propietario, el hasta hace poco incógnito Rafael Medina, empezó a ser investigado por la División de Investigación de Delitos de Alta Tecnología (Divindat) por la presunta difusión de pornografía infantil.

Luego de este hecho difundido por todos los medios de comunicación y debatido en cientos de foros en la web, considero que una vez más, como suele pasar en nuestro país cada vez que se plantea un debate se han mezclado papas con camotes. 

En primer lugar empezaré por señalar que la pornografía infantil o cualquier cosa que se le parezca son absolutamente repugnantes. Nadie en su sano juicio podría afirmar lo contrario.  Es más, cualquier condena que se les pueda dar a los pederastas en la tierra siempre será pequeña. Mucho más si los miserables usan sotana (ya saben a que me refiero).

En segundo lugar hay que señalar que este tema no tendría la relevancia que se la ha dado sino involucrara el componente sexual y pornográfico. Como ya he mencionado en otros artículos, hablar de sexo en nuestro país sigue siendo una acción que mueve nuestras conciencias como si sufrieran el choque eléctrico de una raya.

En tercer lugar, ha quedado en evidencia que el auge de las nuevas tecnologías nos ha rebasado y ha generado conflictos y vacíos legales que aun no hemos resuelto y que hace que los que buscan aplicar alguna medida o sanción a posibles hechos delictivos terminen pareciéndose a un hombre queriendo vaciar el mar con una cuchara.

En cuarto lugar no se puede dejar de mencionar que Cholotube ha sido el chivo expiatorio que busca tapar una gran carencia en el Ministerio del Interior que viene desde Alva Castro y los famosos patrulleros y que ahora le ha servido un poquito a doña Meche para distraer la mirada de los temas de fondo.

Y otro punto importante y que pocos han tomado en consideración es lo que yo llamaría el síndrome Paris Hilton-Pamela Anderson, y que ha llevado a cientos de parejas a grabarse en sus piruetas (y miserias) sexuales. De no existir estos videos, Cholotube moriría de inanición.

Como conté al principio, grabarse en la intimidad y hacerlo público no es algo que haya aparecido con el Cholotube.  Cuando yo estaba en el colegio ya era algo que existía aunque con acceso más restringido. Así que en lo que respecta a mi humilde experiencia todo este rollo ya tiene, por lo menos, más de una década.

Ahora la gran pregunta por la cual debería iniciarse una reflexión es ¿por qué coño la gente se graba teniendo sexo?

Y con esta pregunta estaríamos revelando el origen del porno casero. Una de las motivaciones sin duda alguna es la fantasía. Así como en algún momento de nuestras vidas hemos deseado ser algún artista o estrella de rock, en la porno casera, nosotros, los seres comunes y corrientes podemos alucinarnos, aunque sea solo por un momento, con ser la estrella porno de nuestra propia película.

Otro factor fundamental es la prohibición. Cientos de años de represión religiosa sobre nuestra vida sexual han logrado que en nuestro inconsciente aparezca una especie de “revancha” en contra del estatus quo mental y ahora, el cuerpo desnudo, el acto sexual retratado, es decir los iconos que horrorizan a los moralistas y puritanos, se convierten en un elemento que atiza la excitación.

Luego de estas conclusiones cabe una segunda pregunta ¿por qué hacer públicas estas imágenes?

Un primer punto y que coincide con lo que ya sostuve en mi texto sobre las redes sociales es sin duda alguna la ostentación. Esa necesidad de “existir”, de “Ser alguien”, de lograr el reconocimiento del grupo o de la sociedad. Necesidades que el ciberespacio ha potenciado.

En un mundo de ostentación machista como el Perú, ser macho es la primera forma de ser reconocido. Y esto implica o tener dinero, o tener un título, un negocio, un carro o muchas “hembritas”.

Entonces ocurre la siguiente lógica: antes ibas y te tirabas a una flaca y luego ibas a contárselo sutano y a mengano. La mancha te aplaudía y luego “eras” el “más más”.  Tiro, lo cuento, luego existo.

Gracias al Internet y a las miles de puertas y ventanas abiertas que se ofrecen esta lógica se ha potenciado. Ahora, tiro, lo grabo, lo publico, luego existo.

Es decir, la agenda con los nombres de las “conquistas” ya no es suficiente. Ahora es necesario tener un registro audiovisual de las faenas amatorias. Hay una obsesión por “marcar territorio”, de decir “este culo fue mío” y “el que viene comerá mis sobras”.

Es evidente que este universo solo existe en el imaginario del varón peruano y que lamentablemente muchas mujeres siguen alimentándolo y potenciándolo. Por eso me apena que prestigiosas representantes de varias ongs de mujeres hayan salido estas semanas a rasgarse las vestiduras ante las cámaras de TV cayendo en el juego del imaginario machista.

Entonces, gracias a ese discurso las mujeres son otra vez pobrecitas, victimas, pobres ilusas, mentecatas que se dejaron grabar por amor, cándidas ninfas violentadas por los malvados varones, es decir Laura Bozzo Reloaded.

Esta de más decir que las personas que violenten la ley deben ser sancionadas. Pero creo que hay que quitarle el matiz sacrosanto al tema de la sexualidad. La pregunta es, ¿por qué solo las mujeres van a ser las ofendidas?, si en la mayoría de los videos hay exposición tanto del varón como de la mujer. Los videos masturbatorios sin duda no tendrían tanta acogida.

El problema de fondo radica en el tema de los roles que aun no hemos podido cambiar. El varón conquistador, pendejo, macho, siempre en el rol activo, y la mujer como presa, sumisa, torpe, siempre pasiva y siempre necesitando que alguien la defienda.

Seguimos pensando con esta lógica: si soy varón y me tiro 3 hembritas soy el más pendejo del barrio. Pero si soy mujer y me acuesto con 3 patas entonces soy una tremenda puta.

En vista de los tremendos conflictos legales que generaría censurar páginas como Cholotube que solo embebe los videos alojados en los servidores de terceros (Youtube Megavideo, Hard Sex Tube, etc.) deberíamos empezar por fomentar el tiempo en que a la mujer le importe tanto como al varón el famoso “que dirán”  y empezar a matar frases como el “hombre siempre cae de pie”  o el nefasto “porque yo soy hombre”. Hacer lo contrario es seguir reforzando el estereotipo de la mujer desvalida. 

Sin duda alguna la pornografía infantil merece el desprecio de todos. Pero creo que finalmente este no es el caso de Cholotube. Y aunque muchos se rasgaran las vestiduras por mis afirmaciones creo que dejaremos el tercer mundo el día en que cosas como la pornografía deje de asustarnos tanto.

 www.landacayhabla.tk

 

Anuncios

3 thoughts on “Cholotube, porno casero e iras santas

  1. ¿Cómo demuestras que la pornografía tiene tantos beneficios que puede contribuir a que un país deje de pertenecer al tercer mundo?

    AV

  2. Señor Valer, parece que no entendió el tema de fondo… el final es una clara alusión a la pacateria y la doble moral de nuestra sociedad, creo que usted es el único que no lo ha entendido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s