Curitas en Paraguay

Por: Anddy Landacay Hernández

Alguna vez escuché a Facundo Cabral la siguiente definición: “¿Qué es un cura? un cura es un señor con sotana al cual todos en el pueblo le dicen “padre”, salvo sus hijos que le dicen “tio””. Esta ocurrencia genial del gran trovador argentino calza perfectamente con una realidad que ha escandalizado a la feligresía católica en las últimas semanas: por un lado el presidente Lugo y su prole escondida y por otro lado el padre Alberto Cutie y sus candentes  fotografías en una playa de Miami. Esto no hace sino demostrar un hecho que hace siglos se viene denunciado: a los curitas también se les para..

La castidad y la virginidad han sido valores exaltados, impulsados y fomentados por la Iglesia católica desde antaño. Sus iconos por excelencia ha sido la virgen María por un lado y el mismo Jesús por el otro.

Por ejemplo, en el Capitulo 7 versículo 8 de la Primera Carta a los Corintios, el apóstol Pablo dice lo siguiente: “a los solteros y a las viudas les digo que es bueno quedarse sin casar, como yo. Pero si no pueden controlar su naturaleza, pues mas vale casarse que abrazarse”.

En Mateo, Capitulo 19 versículo12, Jesús señala: “Hay diferentes razones que impiden a hombres casarse: unos ya nacen incapacitados para el matrimonio, a otros los incapacitan los otros y otros viven como incapacitados por causa del reino de Dios. El que pueda aceptar esto que lo acepte.”´


 

Oficialmente el celibato sacerdotal fue instituido dentro de la Iglesia Católica en el siglo XVI en el Concilio de Trento y ratificado claramente en el Decreto Presbyterorum  Ordinis (Sobre el ministerio de los presbíteros) en el Item 16 titulado: Hay que abrazar el celibato y apreciarlo como una gracia:

“La perfecta y perpetua continencia por el reino de los cielos, recomendada por nuestro Señor, aceptada con gusto y observada plausiblemente en el decurso de los siglos e incluso en nuestros días por no pocos fieles cristianos, siempre ha sido tenida en gran aprecio por la Iglesia, especialmente para la vida sacerdotal. Porque es al mismo tiempo emblema y estímulo de la caridad pastoral y fuente peculiar de la fecundidad espiritual en el mundo. No es exigida ciertamente por la naturaleza misma del sacerdocio, como aparece por la práctica de la Iglesia primitiva y por la tradición de las Iglesias orientales, en donde, además de aquellos que con todos los obispos eligen el celibato como un don de la gracia, hay también presbíteros beneméritos casados; pero al tiempo que recomienda el celibato eclesiástico, este Santo Concilio no intenta en modo alguno cambiar la distinta disciplina que rige legítimamente en las Iglesias orientales, y exhorta amabilísimamente a todos los que recibieron el presbiterado en el matrimonio a que, perseverando en la santa vocación, sigan consagrando su vida plena y generosamente al rebaño que se les ha confiado.”


No obstante, hay que ser claros en señalar que el celibato no es un dogma de fe, sino un acto de convicción recomendada por la fuerza de la tradición a los sacerdotes de rito latino. Pero esto representa un porcentaje muy importante de curitas que, en teoría, “no la ven”.

Pero por más que los medios digan que el celibato está cuestionado a raíz de los escándalos de Lugo y el Padre Alberto, la verdad es que al interior del clero no hay ningún debate al respecto, y eso es lo realmente preocupante puesto que sigue revelando que quienes dirigen la Iglesia Católica siguen viviendo de espaldas a la realidad humana.

Y de esta forma siguen tapando las constantes denuncias de pederastia en contra de estos sujetos de sotana, viviendo en una constante doble moral, santificando y condenando en público y ultrajando, destruyendo infancias y haciendo hijos en secreto.

Por eso, desde aquí exhortamos a su santidad Benedicto XVI a romper con esta tradición tan nefasta que sin duda alguna, en el largo camino de la formación sacerdotal, hace que los hormonales padrecitos solo aprendan de Jesucristo el arte de clavar. Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s