Disculpen…soy gordo. Las falacias sobre la gordura

Por: Anddy Landacay Hernández

Soy gordo. Sí. Oficialmente gordo según el dictamen inquisitorial de la balanza. Soy gordo, lo asumo, aunque en el mundo postmoderno la gordura sea “políticamente incorrecta” tanto como las ideas. Soy gordo, aunque suene tan chocante en estos tiempos de abdominoplastías, liposucciones, ‘liftings’, siliconas, dietas peligrosas y bronceados a la mala. Ser gordo en estos tiempos es un gran problema.

Es motivo de vergüenza y de complejos, y es que a la gordura se le atañen un sinnúmero de complicaciones, enfermedades y padeceres. Tanto así, que caminar por las calles siendo gordo, o “gordito” (utilizando un sospechoso diminutivo), suele motivar en el inconsciente del “afectado” un complejo de culpa que parece hacer necesario pedir perdón por estar peleado por la balanza.

 
“Estás gordo”. Así me decía un amigo cada vez que me encontraba por la calle. No me preguntaba por mi trabajo, ni por mi familia, ni por mis proyectos, nada de eso. De frente al asunto: “Estás gordo”. Y es que se puede ser ladrón, corrupto, abusivo, vulgar, pero ¿gordo? Ni cagando.
 
La sociedad ha dado su veredicto: la gordura es una enfermedad. Los gordos unos apestados, estéticamente feos y por lo tanto hay que combatirlos (léase desaparecerlos).
 
Pues bien, estimado lector, lamento tener que informarles que en esta oportunidad voy a ir contra el mito que nos venden los medios de comunicación, la industria de la delgadez y una cofradía de médicos sin sustentos científicos reales.
 
Empecemos por el mito más radical. La gordura es una enfermedad y de ella se derivan varias enfermedades.
 
Existe una muy reveladora investigación, publicada en el año 2000, del Doctor argentino Cesáreo Rodríguez, titulada “El Secreto de la Obesidad” y que para mala suerte de los que desinforman a la gente también tiene su versión digital en su blog personal: http://doctorcesareo.blogspot.com.
 
En esta publicación hay una serie de estereotipos que son demolidos de manera didáctica, detallada y con sólidos argumentos científicos que humildemente él llama “hipótesis”. La explicación mas importante del Dr. Rodríguez se encuentra en su segunda “hipótesis” donde señala claramente que “la gordura no es una enfermedad”.
 
Explica que el principal factor del rechazo a la gordura se debe, en primer lugar, a un factor cultural y refiere, con justa razón, como en el renacimiento los delgados eran discriminados puesto que la delgadez estaba relacionada con enfermedades como la sífilis o la tuberculosis. Hoy los cánones de belleza han cambiado y los males atribuidos a la delgadez han migrado hacia la gordura y la obesidad.
 
El Dr. Rodríguez señala: “La gordura no es más que un proceso fisiológico y normal. Naturalmente hay una mayor predisposición genética en unos que en otros para acumular más o menos grasas ante la misma cuota alimentaria (esa es la causa primordial para que algunos tengan más conflictos que los otros). La grasa –la gordura no es más que portar un mayor o menor exceso de ella– es un tejido muy especial, creado para resolver el problema de guardar energía para cuando falte. El fin teleológico del tejido graso es que quien posea una abundante cantidad de tejido adiposo, si no tuviese nada para alimentarse durante un tiempo más o menos prolongado, en sus grasas encontrará la energía necesaria que le permita tener fuerzas suficientes como para ir a buscar los alimentos indispensables para su subsistencia.”
 
Otro error fundamental que se comete adrede, por tradición o ignorancia es la definición de sobrepeso, gordura y obesidad. Existe una arbitrariedad tan simple que si uno la analiza con detenimiento se puede sorprender. Y este es el famoso IMC (no, no es INMENSAMENTE COJUDO) sino Índice de Masa Corporal.
 
Y este hecho ha sido denunciado por Paul Campos en su libro “El Mito de la Obesidad” en el cual señala que en EEUU el gobierno define “obesidad” y “sobrepeso” no de una manera médica o científica, sino arbitraria y exagerada originando que se incluya en esta clasificación a personas con un peso adecuado.
 
Con esta clasificación tradicional basada en el IMC personas como Sylvester Stallone, Arnold Schwarzenegger, Brad Pitt, Michael Jordan y Mel Gibson serían “obesos”. Y Russell Crowe, George Clooney y Sammy Sosa tendrían “sobrepeso”. Es decir buena parte de Hollywood tendría que estar a régimen.
 
Y por si fuera poco, hace poco un grupo de científicos de Gran Bretaña y EEUU han señalado que los gordos resisten mejor los ataques cardíacos que los delgados y, coincidiendo con el estudio de Campos, señalan que las personas con “exceso de peso” viven más tiempo que las de “peso normal”.
 
Vincent Marks, profesor emérito de bioquímica de la Universidad de Surrey sostiene, junto a otros colegas suyos, que no hay suficientes pruebas de que la obesidad cause problemas como presión alta, males cardíacos y cáncer.
 
Eric Oliver, autor de Política de la Gordura y profesor de ciencias políticas en la Universidad de Chicago, afirma que no hay pruebas de que la gordura en sí resulte peligrosa. “Responsabilizar a la obesidad por la diabetes y los ataques cardíacos, sostiene Oliver, es como atribuir el cáncer de pulmón al mal aliento y no al cigarrillo. El exceso de peso puede ser engañoso, ya que hay otros factores como el ejercicio, la dieta o una predisposición genética a ciertas enfermedades que son más difíciles de medir que el peso.”
 Y así como estas investigaciones, hay muchas otras que rompen aquella histeria colectiva por la obesidad. El asunto es muy sencillo y hay que ser claro en decirlo: todo el mundo repite como corderito el discurso oficial: cuidado con estar subido de peso, cuidado con el colesterol, cuidado con la diabetes, cuando en el fondo la razón de peso por la que todo el mundo quiere ser flaco se reduce a una sola: la estética.

Sí, es que ser flaco es estar de moda. Y el barajo más grande y más hipócrita que te puede dar un gordo (y quien no lo haya escuchado o dicho que tire la primera piedra) es el famoso: “quiero bajar de peso por salud”. Ñanga cuñao, eso es más falso que billete de 3 soles; el 80% de los que se someten a dietas cojudas y cremitas mágicas lo hacen sencillamente para que ya no les digan: estás gordo (a).

Y si la publicidad y los medios impulsan el mito de la obesidad y sus consecuencias, no es sólo por que les da la gana, sino, porque es un negocio sumamente rentable. Solo en EEUU el lucrativo mercado de ventas de suplementos para adelgazar, dietas y equipos de ejercicio, supera los 50 mil millones de dólares al año.
 
Y el Perú no es la excepción, a quién no se le han acercando a ofrecerles las maravillas de omnilife o herbalife, o quien no ha visto los atosigantes comerciales de los productos dietéticos en las teleferias. Negocio, puro negocio a costa del sufrimiento de los gordos y las gordas que se miran al espejo y se repelen absurdamente pensando que no estarán a la moda.
 
Soy gordo. Pero no lo he sido toda la vida. Durante casi 20 años de mi vida fui más flaco que una tabla, y entonces recuerdo que mi hermano me jodia porque se me notaban las costillas.
 
Ahora soy gordo y tampoco la sociedad esta contenta. No me jodan pues, la conclusión es simple, la gente nunca estará contenta con nada, por lo tanto sólo nos queda asumirnos como somos, mirarnos al espejo y esbozar una sonrisa y darnos cuenta que, flacos, gordos, altos o chatos, lo más importante es procurar no adelgazar ni nuestra alma, ni nuestra mente, y que antes de aceptar una dieta descabellada y morir de hambre recordemos lo que dice el genio de Woody Allen en uno de sus brillantes artículos: “cuando perdemos diez kilos, querido lector ¡quizás estemos perdien¬do los mejores diez kilos que tenemos! Quizás estemos perdiendo los kilos que contienen nuestro genio, nuestra humanidad, nuestro amor y nuestra honradez.”. Para qué más. A comer se ha dicho.

Anuncios

4 thoughts on “Disculpen…soy gordo. Las falacias sobre la gordura

  1. Muy buen artículo, me tomaré el abuso de duplicarlo en mi blog, naturalmente, con el respectivo link y datum del origen… será el primer artículo del 2010… un link a tu sitio será agregado al mío…
    Mis mejores deseos para este año que hoy comienza…

    JotaDobleVe

  2. No es bueno ser ni gordo ni muy delgado, trata solo de “estar en tu peso”,mis abuelos fueron gordos, mi padre fue gordo, en conclusion tanto mis abuelos como mi padre fueron diabeticos y murieron a consecuencia de esta enfermedad.. Nadie ha dicho que estar delgado (hasta verse las costillas) es bueno, al contrario tambien se esta luchando por este problema de salud que son la bulimia y la anorexia, simplemente es …vuelvo a repetir “estar en tu peso” y quien puede darte mejor consejo nada mas y nada menos que una(o) nutriologa(o), esta comprobado que la gordura es sinonimo de muchas enfermedades. Haz ejercicio, toma agua, come frutas y verduras y sobre todo no dejes de comer; yo por ejemplo no soy ni flaca ni gorda, “estoy en mi peso” y me siento muy bien, ni sudo excesivamente, ni me canso, no me duele las articulaciones, hago ejercicio, como de todo y sentirme asi a mis casi 50 años es una gran hazaña y asi tratare de vivir siempre, ah! sobre todo no dejo de tomar un vodka a la semana y un cigarrito tambien a la semana, todo en exceso hace daño, cuidate mucho y por favor hazme caso…cuida tu peso.

  3. hola, soy de Honduras tengo 19 años, felicito a la persona que escribio este articulo, la verdad existen muchas personas que tienen cierta riña con los gorditos, yo fui victima de esas personas, estuve a punto de perder la vida por causa de los comentarios de la gente, padeci de bulimia por mas de tres años, y el comlejo se hacia cada vez mas grande y no encontraba una salida, hasta que Dios me permitio conocer a una persona que me cambio la vida solamente con su existencia, y le agradezco a Dios por lo buena que ha sido esa persona conmigo…
    espero que las personas que tengan este tipo de problemas no se aferren a las palabras que salen de la boca de las personas, que sigan adelante que nada ni nadie los amedrente, solamente pongase en las manos de Dios y los resultados seran fabulosos… Dios les bendiga.

  4. hola tengo 25 anios yo fui victima de esas personas, estuve a punto de perder la vida por causa de los comentarios de la gente, padeci de bulimia por mas de tres años y soy gordita pero no me aberguenso soy sexy y gracias a todos por los aportes mas aportes porfavor a acuaio_crazzy@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s