Historia del insecto que soñó que era hombre

Por: Anddy Landacay Hernández

Hubo una vez un insecto que soñó que era hombre. Soñó que nació muy pequeñito, con dos brazos y dos piernas como cualquier hijo de vecino. Soñó que vivió como todos: estudió y comió sentado como un niño bueno, luego se hizo grande y en su juventud pretendió el amor de varias mozuelas, y con un poco de esfuerzo hasta terminó su carrera universitaria.

Dedicó noches enteras a la lectura de toda clase de libros, y de tanto leer un día sintió la inspiración en el cuerpo y empezó a llenar con palabras hojas en blanco, una tras otra con afán intenso y prolífico, y lo hizo con tanta perfección que la fama y la gloria no tardaron en llegar, el aplauso venía de todas partes. Tenía la admiración de sus seguidores y el respeto de sus adversarios, sin embargo sentía que le faltaba algo, algo que la fama y el dinero no le habían podido otorgar. Lo que necesitaba era el amor sincero de una mujer.

Buscó en un catálogo de belleza, allí se encontraban todas las mujeres del mundo a su disposición : altas, morenas, rubias, orientales, todas con una sonrisa en los labios y luciendo sus mejores vestidos.

Toda la noche transcurrió mirándolas, no obstante ninguna llenaba ese enorme vacío que existía en su alma. La belleza no era buena consejera, y entonces desistió de su propósito, sumido en una gran tristeza.

Al día siguiente fue caminando por la orilla del mar con los pies descalzos sobre la arena, mirando la luna llena, con la pena agolpándole el pecho, y así se encontraba, hasta que divisó a lo lejos una silueta que venía en dirección hacia él, con la misma pausa nostálgica de su andar.

Se miraron directamente a los ojos, y sin decir palabra alguna, se besaron.

Él nunca le preguntó quien era, ni de donde venía , ella tampoco. un pacto implícito de misterio se forjó entre ambos.

Desde ese momento los dos caminaron de la mano por la playa, y él supo que era feliz con su desconocida amada, y ella reflejaba su alegría en los ojos.

Pero pronto el se daría cuenta de que todo era un sueño. un día el insecto despertó, recordando su estado natural de insignificancia y miseria.

Un día el insecto despertó, reposando sobre los cabellos de una mujer, de la misma mujer de la que se enamoró cuando soñó que era hombre y feliz.

Pero allí mismo, la mujer también despertó y se dio cuenta de que tenía un insecto en el cabello, un insecto que la miraba con los ojos cargados de nostalgia… pero ahora estaba despierta y sabía que nunca podría amar a un insecto.

Después de unos minutos el animal vio como una mano se iba acercando y lentamente imaginó que ella lo amaría otra vez, que lo acariciaría como cuando era humano y famoso. eso pensó el insecto, con el corazón palpitante de ilusión, eso pensó ,hasta que lo aplastaron … como a un insecto.

Dic 2000

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s