La Podredumbre moral del fujimorismo

Por: Anddy Landacay Hernández

Un amigo me preguntaba por qué la entonces República Democrática Alemana, La República Popular Democrática de Corea (la del norte) y en fin, una serie de países que fueron y son descaradas dictaduras ya sea de derecha o de izquierda, tienen estas denominaciones si en la realidad son cualquier cosa menos democracias.

Y yo le explicaba que la doble moral siempre lleva a construir en el verbo aquello que en la practica no se cumple. Por ejemplo Sendero Luminoso llamaba a su utópico y fatal proyecto de gobierno: Republica Popular de Nueva Democracia (nada más lejos de la realidad) y cuando se disolvió el congreso en 1992 y se convocó a nuevas elecciones al parlamento se le llamó “Congreso Constituyente Democrático”, así, de forma ostentosa porque en el ejercicio era todo lo contrario.

Y un  brillante ejemplo en la palestra política fue el movimiento Sí CUMPLE. Nacido en la necesidad de afirmar que ALBERTO FUJIMORI FUJIMORI fue “el mejor presidente de todos los tiempos” y que tiene una “honestidad y honradez a prueba de balas”. Tamaña ironía que ya envidiarían los propagandistas del Tercer Reich.

Sí CUMPLE, en el ideario marketero, intentaba posicionar dos conceptos: primero que FUJIMORI es consecuente con su palabra y segundo, por contraposición, que todos los demás son una sarta de mentirosos por pertenecer a la “Casta política decadente”.

Lamentablemente, para el departamento de propaganda del fujimorismo, existimos aún quienes no nos tragamos el “cuento japonés”. Ni tenemos la memoria tan pobre para no recordar la podredumbre moral de este señor que demostró que cada vez que había problemas (recuerden el intento del golpe de Jaime Salinas) huía, no a refugiarse “en su pueblo que lo amaba” sino en la embajada nipona. Renunciar por fax fue el más claro ejemplo de una cobardía sin parangón en el historial de los sátrapas más conocidos de nuestro siglo.

Su éxito en el 90 radicó en que se presentó como un “político independiente”. Era el “chinito lindo” que representaba los valores orientales de “Honradez, Tecnología y Trabajo”. Además el paisaje peruano a todo nivel era desolador: Hiperinflación, terrorismo, desempleo, corrupción. El régimen Aprista de Alan García había sido nefasto y generó en la población la necesidad de un cambio radical en el manejo del país. FUJIMORI representaba en su torpeza al hablar correctamente el español, en sus rasgos orientales, en su condición de minoría étnica, al “chinito bodeguero” que es “bien chamba” y “honrado” en contraposición con la “clase política” corrupta y desgastada con sus partidos que siempre terminaban “guiando los destinos según sus intereses partidarios y particulares”.

Desde entonces: “ser político” se convirtió en un valor negativo y FUJIMORI se encargó de impulsar una campaña “antipartidos” que los llevó casi a la extinción. Las ideas y doctrinas fueron zatanizadas por obvias razones. Bastaba con mirar el panorama aprista para darse cuenta de ello.

Desde entonces la “ideología” de Fujimori consistió en regalar camotes y papas. Si antes se conseguía votos con el discurso seductor y los principios antiimperialistas, con FUJIMORI no importaba que el candidato fuera un pésimo orador, mientras llevara a los lugares más alejados abarrotes, artículos de primera necesidad e incluso dinero en efectivo.

Fujimori instauró el sentido asistencialista y clientelista a principios de los noventa. Por eso ahora vemos a una gran masa que anhela esos “grandes momentos de progreso”.

Para ser justos, tenemos que darnos cuenta que uno de los principales culpables del ascenso vertiginoso de Fujimori en el 90 fue el Partido Aprista. Alan y compañía, preocupados por evitar a toda costa que el FREDEMO, encabezado por Mario Vargas Llosa , llegue al poder e inicie una serie de investigaciones que los dejaría más embarrados que “chancho en brea” iniciaron la “campaña antifredemista” que consistió en generar en la población una sensación de “alarma” si es que la “Derecha reaccionaria” llegaba al poder.

No sé si les alcance la memoria para recordar ese efectista spot donde se hablaba del “shock” utilizando imágenes apocalípticas y sobre todo las del video de la célebre canción THE WALL de Pink Floyd. Fujimori coincidió entonces con los intereses del Apra convirtiéndose en el out-sider de la elecciones del 90.

Y es en ese momento que Fujimori demuestra precisamente que la mentira y la traición fueron siempre parte de su personalidad. Más allá de la denuncias que se hicieron en su momento sobre una supuesta “violación” a una estudiante de la Universidad Agraria cuando éste era catedrático, la más clara demostración DE SU PODREDUMBRE MORAL y su afán por la mentira y la felonía es la campaña misma y sus promesas.

La aceptación de Fujimori en la primera vuelta, y su triunfo en la segunda (con ayuda de sus yuntas apristas) se debió también a que el discurso neoliberal de MARIO VARGAS LLOSA y su sinceridad brutal para decir las cosas le jugaron en contra. Tengo que aclarar que no tengo ninguna simpatía ideológica con el autor de LA CIUDAD Y LOS PERROS pero tengo que reconocer también que siempre dice lo que piensa, y eso en el juego político de nuestro país suele ser fatal si se trata de “conquistar a las mayorías”.

VARGAS LLOSA fue claro en la necesidad del cambio de moneda y de aplicar una medida como EL SHOCK para acabar con la hiperinflación. Es decir todo un viraje hacia la economía guiada por el mercado mismo en donde el estado tuviera una mínima intervención. Estos conceptos fueron combatidos, como ya dije, por los apristas y Fujimori también, quien criticó duramente a VARGAS LLOSA por lo “inhumano” de sus propuestas, sin embargo, cuando llegó al poder aplicó todo el programa neoliberal del FREDEMO, porque como sabemos, la política de CAMBIO 90 sólo consistía en regalar camotes y hacer circo.

No se acuerdan ustedes del ministro HURTADO MILLER con gesto adusto y anunciando por TV el FUJISCHOCK con esas palabras llenas de optimismo: “¡Qué Dios nos ampare!”

FUJIMORI no tuvo la valentía de salir él a decir: LOS CAGUÉ A TODOS Y QUÉ.

Si esto no es traición con sus propios electores…entonces ¿qué es?

Y eso era solo el inicio. El autogolpe para instaurar un régimen y una constitución a su medida. Las denuncias del mal uso de las donaciones y de torturas por parte, no de un político de oposición, no del FREDEMO, sino de Susana Higushi, ¡su propia esposa!, ¡la madre de sus hijos!.

El perfil de FUJIMORI entonces estaba listo para juntarse con su chochera, su cómplice, su hermano espiritual llamado VLADIMIRO MONTESINOS, quien fue presentado a FUJIMORI por FRANCISCO LOAYZA GALVÁN el mismo que escribió todo un libro donde retrata la forma en que nació el FUJIMONTESINISMO y al que llamó con justa razón: EL ROSTRO OSCURO DEL PODER. Como dice César Hildebrandt en el prólogo:

“Fujimori y Montesinos fueron la uña y la carne de un asociación que Borges hubiera atribuido a compadritos y hubiese puesto en una esquina maleva. Montesinos limpió prontuarios fiscales, oscuros expedientes penales y civiles, hizo legítimo lo tenebroso y fue el nexo con los militares que lo despreciaban y que ahora, con la segunda vuelta consumada, parecían necesitarlo. La historia de la metamorfosis es historia aparte, que algún día los cronistas policiales ayudarán a dibujar. Lo cierto es que Loayza fue el hombre que introdujo a MONTESINOS en el entorno de Fujimori. Para aliviar sus culpa me atreveré a decirle que SI MONTESINOS NO HUBIESE EXISTIDO FUJIMORI HABRIA TENIDO QUE INVENTARLO”

Querer negar el nexo entre FUJIMORI y MONTESINOS y la entraña gangsteril de su régimen es un absurdo del tamaño de JÚPITER. Lo fujimoristas no tienen ningún argumento valido para demostrar lo contrario. Pero en todo caso, usando sus argumentos y suponiendo que “FUJIMORI era un angelito y que VLADIMIRO cual Maquiavelo se aprovechó de su inocencia y candor para hacer y deshacer en el régimen y mover y comprar conciencias a su antojo” estarían afirmando implícitamente que el líder de SI CUMPLE es un inepto total, un papanatas al que cualquiera podría manejar a su antojo, y nada garantizaría que otro Vladimiro no apareciera estando en el PODER.

Los fujimoristas dicen rabiosamente: ¡No le han probado nada! Y señalan al informe KROLL como demostración de ello. Me gustaría saber si han leído verdaderamente el informe que es realmente descomunal. Yo que tengo cierto hábito de lectura he leído solo unas páginas y he comprobado que es realmente denso, pero sobre todo que el informe KROLL no garantiza para nada la inocencia de FUJIMORI, porque este es un documento de inteligencia preliminar que está a la espera de la continuación de la investigación. Para que lo entiendan mejor, el informe KROLL es como un mapa del tesoro escondido. Sólo falta que alguien (en este caso el ESTADO) salga con pico y lampa y mucha voluntad para buscar el tesoro que parece estar por tierras de lagartos.

Pero al margen de las responsabilidades judiciales que para mí son evidentes. Lo más detestable del fujimorismo fue el envilecimiento moral en que sumió al país. El gobierno de FUJIMORI puso hincapié en la exaltación de lo peor de los peruanos. Instauró mediante sus “psicosociales” la cultura de la imbecilidad. El programa de LAURA BOZZO, los cómicos ambulantes, los noticieros de FRECUENCIA LATINA, basura, basura y más basura a todo nivel.

Colegios y pistas que se inauguraban al por mayor pero que se rompían y caían en breve tiempo porque en las licitaciones había plata y esa plata junto con la de la venta de armas y avioncitos iba a las arcas de la maquinaria re-re-re-re-reelecionista de FUJIMORI. Pero que importaba que la recesión se instaurara, qué importaban las denuncias de corrupción y la muerte de la libertad de prensa. Que importaba que se dijera no al Referéndum para decidir sobre la reelección. Que importaba que se haya destruido el Estado de Derecho en el PERÚ… nada, que importaban las muertes de Mariela Barreto, las de Cantuta , Barrios Altos y de periodistas independientes, que importaban si en la TV teníamos a LAURA BOZZO con su “LAMO AXILAS POR DINERO” y en el Canal Dos MARTHA SOFIA SALAZAR mostraba las tripas de un accidentado en la Av. Brasil.

Además el RITMO DEL CHINO y la tecnocumbia sonaban chévere. Bacán, el asistencialismo en los lugares de gente más necesitada. Por eso es que ahora muchos invocan al “PAPÁ FUJIMORI”, no por convicción política, sino por que “el chinito se acordaba de nosotros”. ¿Trabajo? ¿Honradez?… ¿y la tecnología? pregúntenle a los agricultores y sus tractores inservibles y a los pilotos de lo aviones que se caían.

Ahora los fujimoristas con Keiko Fujimori a la cabeza alegan que son mayoría y que tienen miles de votos y eso les da legitimidad…Pues yo le digo: Hitler también tuvo mayoría, Stalin, Mussolini, Idi Amín, Pol Pot, Pinochet fueron dictadores muy populares. La Cicciolina y Susy Diaz también llegaron al congreso con gran cantidad de votos, y en Brasil hasta un rinoceronte alguno vez obtuvo votos. Pero esto va más allá de una cuestión numérica. Es una cuestión de amor propio, de quererse un poco más, por eso no puedo entender que haya aún gente que anhele a alguien nefasto como Fujimori. Hay quienes dicen decir: Robó pero hizo. Y yo les pregunto: ¿esa es la moral que le van a enseñar a las próximas generaciones?…. Lo dejo a su criterio, mientras tanto, hagan memoria para saber , por lo menos, por quienes no votar en las próximas elecciones…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s