la otra cara del Mariscal Andrés Avelino Cáceres (1)

Es viernes pero hace un frío de miércoles. El otoño parece resistirse a morir en la Plaza Mariscal Cáceres de San Juan de Lurigancho (2 ). 6:30 pm.. El cielo se va oscureciendo poco a poco, pero eso no le interesa a la pareja de jóvenes que se besa despreocupadamente sobre la banqueta. Dos metros hacia la derecha, un hombre con la Biblia en la mano vocifera sobre el fin de los tiempos y anuncia con bombos y platillos la venida de Cristo. Está completamente solo, pero por sus gestos y su entonación pareciera que se dirige a una gran multitud.

6:35 de la tarde. Los versículos de Mateo y Lucas se estrellan una y otra vez contra la indiferencia de la pareja de escolares que sigue empeñada en aprender empíricamente el curso de anatomía. A lo lejos se escucha un ruido conocido. Son ruedas sobre la pista. La pareja voltea asustada. Falsa alarma. Es sólo la carreta de la tía de los emolientes que a estas horas se estaciona justo frente a los escolares. Sigue el chape.

Avanzamos hacia el centro de la plaza y en una sucia placa se alcanza a leer el día de su inauguración : 16 de diciembre del 2000 y debajo el nombre del alcalde de entonces: Ricardo Chiroque Paico. La tía de los emolientes nos cuenta que el día de la ceremonia inaugural el alcalde fue abucheado por un grupo de vecinos que lo tildaban de ladrón y cómplice de Fujimori. “ Claro que Chiroque –nos relata- también llevó a sus ayayeros” , lo que obviamente derivó en una batalla campal. Pero eso es un poquito de historia. Punto.

7:15 de la noche. Los escolares continúan su faena dispuestos a aprobar, ya no sólo anatomía, sino todas las ciencias del cuerpo humano. El predicador sigue su letanía y ahora emprende violentamente contra los borrachos y las prostitutas, contra las mujeres que usan pantalones y contra los hombres que usan faldas. “Dios solo hizo al hombre y la mujer, todo lo demás es cosa del demonio” exclama, de pasadita coincidiendo con Cipriani y los Talibán.

Un grupo de jóvenes caminan rumbo al anfiteatro de la plaza. Cargan guitarras, teclados, tambores y un montón de cables y micrófonos. “Este viernes gran Tocada” , se lee en un cartelón sostenido entre dos postes de alumbrado eléctrico. Ataviados con trajes negros, cabellos largos y botas del mismo color, estos muchachos empiezan sus primeros acordes imitando a los Guns N Roses y el enigmático Kurt Cobain.

7:30 pm. Los escolares siguen en sus trece. El predicador parece dispuesto a hacerles la competencia en cuanto a obstinación. “Esos grupos son los hijos de Babilonia la Grande ” me dice, citando el Apocalipsis y señalando el anfiteatro.(si viera el perreo chacalonero, imagínense)

Los equipo de sonido ya están instalados y se escuchan nuevas pruebas. El bajista acaricia las cuerdas logrando sacar perfectamente las notas de Since I Dont Have you de los Guns’. Las pocas personas que ha llegado aplauden a rabiar. Solo el predicador se manifiesta en contra, mientras que la pareja se ubica democráticamente en el rubro “no sabe/ no opina/ bien gracias”.

 

La música llama a la gente. El anfiteatro comienza a llenarse trayendo también una comparsa de singulares curiosos. Es la manchita infaltable. Unos lucen gorras “Nike” de dudosa precedencia y zapatillas que tienen pegada la marca ADIDAS. A pesar del frio, las chiquillas que los acompañan llevan sus polos apretaditos que apenas alcanzan a cubrir el ombligo y , por supuesto, los pantalones despistados que las hacen estar a la par con el último grito (o alarido diría yo) de la moda mariscalina.

Son los papirriquis y mamirriquis del barrio. Los únicos que por decreto supremo de la elegancia y el buen gusto tienen la potestad de ver por sobre el hombro a la plebe que no sabe vestirse adecuadamente.

7:50 pm. El anfiteatro de la Plaza Mariscal Cáceres luce ahora completamente repleto. El calentamiento previo del grupo rockero llega a su fin. Se aproxima la hora de la verdad. La hora de la música. El predicador parece haberse cansado de hablar. Da unos pasos hacia atrás y se deposita en una banca. Parece resignado, parece que va a desistir, pero no, solamente es un receso. Como decía el negro Ferrando: “Un comercial y regreso”

8:00 pm. Los primeros acordes se escuchan. Es una canción de NIRVANA. La gente que sabe inglés los acompaña, los que no, la tararean o cantan a media voz para no hacer roche. Continúan los covers y también temas propios que cautivan. A estas alturas del partido el grupo se ha metido al público en el bolsillo, sin embargo “los bacanes” no parecen conformarse. “mejor vamos a ver a los Ecos en el imperio del Sol ”, le dice uno a su manchita. Todos fugan.

10:00 pm. El concierto llega a su fin. El predicador se ha quedado dormido en la banqueta y los presentes se retiran lentamente. En la parte posterior de la plaza se observa, entre el desmonte y la basura, un par de sujetos dispuestos a empezar su propio concierto en homenaje a la naturaleza. ¡Te quiero Verde!!

10: 15 pm. La pareja de escolares está a punto de romper todos los recorres de ejercicio lingüístico, sin embargo, la llegada de un personaje inesperado suspende ipso facto la sesión. ¡Mi papá!, grita exaltada la chica, pero cuando voltea a ver a su empeñoso acompañante, éste ya se había hecho humo. Todo esto ocurre mientras en la pared del fondo un Andrés Avelino Cáceres. Tuerto y adornado con un tajo y un corazón aliancista contempla la escena, queriendo, seguramente exclamar al igual que Condorito: “ ¡Exijo una explicación!”

ANDRÉS AVELINO CÁCERES. Político y militar peruano, presidente en los períodos 1886-1890 y 1894-1895) (1)

SAN JUAN DE LURIGANCHO. Distrito de LIMA en el que reside el humilde autor de esta crónica. (2)

Anuncios

3 thoughts on “la otra cara del Mariscal Andrés Avelino Cáceres (1)

  1. ese es el parque de mariscal caceres cerca del colegio antonia moreno de caceres !!!!????? el mejor cole del mundo!! : )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s