Suicidio: el atajo incomprensible

El termino suicidio se remonta a la Francia del siglo XVIII y es aceptada e incluida en el diccionario de la RAE en su quinta edición de 1817 y cuya definición es la siguiente “Dícese del acto o de la conducta que daña o destruye al propio agente”, es decir aquí ya se había generalizado la acepción negativa de esta palabra y se hacia un símil con la de homicida, puesto que sus raíces latinas son Sui (de sí mismo) y Cadere (matar).

Para la mayoría de las personas este es un tema tabú y el principal problema se deriva de el hecho de que estamos acostumbrados a buscar siempre un culpable. Siempre. Y esta postura proviene de nuestra caprichosa costumbre de pensar que todo en la vida es inevitablemente causa y efecto, acción y reacción.

Sin embargo, cuando el suicidio nos toca de cerca, cuando llega a nosotros vertiginosamente, entramos en una gran disyuntiva y nos preguntamos: ¿A quién debemos culpar?, ¿A quién debemos de señalar con el dedo inquisidor.

Los postulados teóricos acerca del suicidio son muy amplios, y de su elaboración se han encargado psicólogos, psicoanalistas, sociólogos, teólogos, filósofos y muchos otros especialistas. No obstante los esfuerzos por explicar los factores que conducen a tomar tan radical decisión como la del suicidio, resultan siendo al final un simple trazo dentro de la complejísima y a veces inaccesible interioridad humana.

El mismo Albert Camus le otorgaba una categoría muy trascendente: “No hay más que un problema filosófico y verdaderamente serio: el suicidio. Juzgar si la vida vale la pena vivirla es responder a la pregunta fundamental de la filosofía, las demás, si el mundo tiene tres dimensiones, si el espíritu tiene nueve o doce categorías vienen a continuación, se trata de juegos.”

La noticia del aparente suicidio de Josemari Recalde en diciembre del 2000 conmocionó a la opinión pública. Nadie podía entender como un joven poeta con un brillante futuro y un pequeño hijo de por medio, haya tomado la determinación de auto eliminarse, de poner punto final a su existencia entre ardientes llamas de fuego.

El polémico periodista César Hildebrandt recogió esta tétrica escena y en su columna Decires del diario Liberación, escribió las siguientes palabras: “Respeto a los suicidas. Me apena que tengan ese aspecto de culpables, esa sombra desastrosa que los persigue. Se matan y todavía el mundo los castiga. ¿Por qué somos tan crueles con ellos. Quizás porque hicieron lo más irreverente: suprimir el azar, variar las reglas, tomar el atajo carrozable, y sobre todo desobedecer a Dios, a quien muchos ven como un guionista que se enfurece cuando alguien sale de escena sin su autorización. ¿Dios como Arthur Miller? ¿Dios como Cecil B. de Mille? ¿Dios como Hitchcock? No lo creo. Dios no debe prestarnos demasiada atención, Dios no trabaja a domicilio, y lo que ha ardido es el recinto de Recalde, las manos del poeta, el traje amortajado. Ardió el horror, ardió la dopamina, ardió el destino, ardió el mañana. El poeta mandó al mundo a freír monos. Y ardió la tarde cursi ya sin él “.

¿La causa o la sin razón?

Manifestando el punto de vista de la psicología el doctor Carlos Parra Jerí nos explica que en el ser humano existen tres factores que interactúan de manera dinámica : el factor cogno-afectivo, el factor bio- genético y el factor socio-cultural-ambiental. Estos al conjugarse dan como resultado el establecimiento de la personalidad humana.

En el caso de los suicidas, el factor cogno-afectivo se encuentra en un estado de alteración y de bloqueo, por tal motivo, se ven imposibilitados de plantear soluciones a sus problemas por más simple que estos sean.

El factor socio-ambiental-cultural también puede ser determinante en muchos casos, pero, si el individuo mantiene intacta su capacidad de reacción (cogno-afectivo) frente a los problemas externos, no considerará el suicidio como una opción válida.

Para el especialista Abel Sagastegui el suicidio es la consecuencia fatal de una depresión aguda y que hay que diferenciar de la tristeza que es común a los seres humanos. “mientras la primera dura entre dos y cuatro semanas, la depresión es mas prolongada. Este mal tiende a ser desestabilizador y a medida que transcurren los días, el paciente en vez de mejorar, empeora.”

Tanta magnitud ha tomado este asunto que la Organización Mundial de la Salud ha considerado al suicidio como la peor consecuencia de la depresión. Con el abuso de las drogas y la enfermedades mentales, la depresión esta relacionada con el 60% de autoeliminaciones del mundo.

La filosofía es ,sin embargo, el campo donde mas se ha debatido este tema puesto que aquí no se juzga necesariamente como una enfermedad, sino como una salida ante la pregunta fundamental de si la vida vale la pena vivirse o no.

“Ninguna iglesia, ninguna alcaldía ha inventado hasta el presente un solo argumento valido contra el suicidio. A quien no puede soportar la vida, ¿qué se le responde?. Nadie esta a la altura de tomar sobre si los fardos de otro. ¿de qué fuerza dispone la dialéctica contra el asalto de las penas irrefutables y de mil evidencias desconsoladas?. El suicidio es uno de los caracteres mas distintivos del hombre, uno de sus descubrimientos: ningún animal es capaz de él y los ángeles apenas lo han adivinado: sin él, la realidad humana sería menos curiosa y menos pintoresca: le faltaría un clima extraño y una serie de posibilidades funestas, que tienen su valor estratégico, aunque no se sea más que por introducir en la tragedia soluciones nuevas y una variedad de desenlaces.” Para Emile Cioran el asunto del suicidio tenia un punto muy claro: este es inherente al hombre, el recurso de autodestrucción es su signo trágico, la principal diferencia con las otras especies. El alto costo de ser conciente de su realidad.

Para el célebre filósofo Friedrich Nietszche, el problema existe porque en el mundo existen personas que mueren demasiado tarde y otras que mueren demasiado pronto, existen hombres que mueren demasiado rápido y otras que mueren demasiado lento (estas son las que prefieren sufrir). Pero muy pocos son los que se atreven a morir a tiempo. Este morir a tiempo, significa morir cuando uno quiere. Según Nietzsche estas ultimas personas , son las que realmente llegan a ser libres.

Descartes también se ocupó alguna vez del tema: ” La muerte es extraña a la razón del hombre. Sin embargo hay casos en los que el hombre desea la muerte. Uno de ellos es el caso de los suicidas, mas ,ellos desean la muerte porque su juicio está alterado, no la quieren porque sí, sino porque hay un defecto en su capacidad de entender. De modo tal que, si no la tuvieran alterada, preferirían siempre la vida. Pues no se desea el mal sino el bien “.

En 1916 José Carlos Mariategui hablaba ya de una “extraña fatiga de la vida” y remarcaba “el dolor de vivir invade los espíritus y despierta en ellos el deseo de buscar en la muerte la consolación ansiada. La miseria infinita que es la vida, aletarga todos los ideales, que son luz, alegría, optimismo y dibuja en los semblantes de los desengaños, prematuros rictus de desolación y de tristeza”.

La sociología también nos ofrece algunas explicaciones respecto al suicidio. Según sus estudios, una de las razones por la cual en los últimos años, los suicidios han ido en aumento, se debe a la poca tolerancia frente al fracaso. El proceso de globalización trae como consecuencia la propagación de la denominada “cultura del éxito” , es decir, la ilusión de progreso y de desarrollo que a su vez es exaltada en los medios de comunicación mediante la publicidad.

Todos estos elementos hacen que el receptor, sin capacidad de reacción, se deprima en demasía cuando las cosas no le salen como lo había esperado o deseado.

Otro factor importante , considerado como causal de suicidio, es de la crisis económica que atraviesa el país. Según reportes de la policía de Homicidios, hasta el año pasado, el mayor porcentaje de suicidas, dejaba constancia- ya sea en cartas, o en mensajes a sus amigos- que tomaban esa determinación debido a la dificultad de solucionar sus problemas financieros y por lo tanto la imposibilidad de mantener adecuadamente a sus familias.

Los suicidas en las historia:

Si hay algo que es innegable en el suicidio, es que esta no distingue, raza, estrato, religión , condición económica, ni nada.

A lo largo de la historia, reyes, pintores, príncipes, militares, escritores, cantantes y actrices sucumbieron ante la tentación de acabar su vida con sus propias manos.

A continuación una breve reseña de los más famosos:

Judas Iscariote: Según el relato bíblico, luego de haber traicionado a Cristo, empieza asentir un gran remordimiento de conciencia . Entonces devuelve las treinta monedas por las que había vendido a su maestro y se suicida colgándose de un árbol.

Aníbal : General cartaginés que destacó en las Guerras Púnicas, al ofrecer una feroz resistencia frente a los romanos, sin embargo es vencido por Escipión , viéndose obligado a refugiarse en Bitinia, donde se va a suicidar en el año 183 a.c. al ingerir una gran dosis de veneno.

Marco Antonio: Brillante general romano, que tras la muerte de César, forma el segundo triunvirato con Octavio y Lépido. Se enamoró de la sensual Cleopatra y al recibir la noticia de la muerte de esta, se suicida en el año 30 a.c.

Cleopatra: Reina de Egipto y amante de César y de Marco Antonio. La derrota de su amado Marco Antonio a manos de Octavio y su frustración por conservar a un Egipto independiente, la indujeron a suicidarse en el 30 a.c.

Lucio Anneo Séneca: Célebre filósofo estoico con una abundante obra, en la que abordó los temas del bien y la virtud. El desquiciado emperador Nerón, le ordenó suicidarse en el año 65 a.c.

Lucio Domicio Nerón: Fue uno de los más sanguinarios emperadores que tuvo Roma. Desequilibrado mental, es famoso por hacer matar, no sólo a sus criados, sino también a su mamá y a su esposa. Al ser depuesto por el senado la ordena a uno de sus súbditos que lo suicide en el año 68 d.c.

Luis II de Babiera: Rey francés , hijo y sucesor de Carlos el Calvo. Adoraba sobremanera las artes y era muy conocido por su opulencia y su homosexualismo, se suicidó en 879 d.c.

Rodolfo de Habsburgo: Heredero del trono austro-húngaro y único hijo varón de Francisco José I . Al suicidarse, no sólo acabó con su vida, sino también con la dinastía Habsburgo al no quedar heredero directo hábil al trono.

Jan Masaryk: Político checo, gran defensor de los judíos durante el holocausto Nazi. La crisis política de su país lo afecta mucho. Se suicida en l948.

Adolfo Hitler: Sanguinario líder del Partido Nazi, que al verse acorralado por las tropas soviéticas en la Segunda Guerra Mundial, se va ha suicidar en l945.

Los Kamikases: Durante la Segunda Guerra mundial, recibieron esta denominación, los pilotos japoneses que se suicidaban estrellando sus aviones contra los blancos enemigos.

Silvia Plath: Famosa poeta norteamericana, presa de grandes conflictos existenciales y discusiones conyugales con su esposo Ted Hughes, se suicidó en enero de l963, metiendo la cabeza en un horno de gas luego de servir leche y galletas a sus hijos.

Yasunari Kawabata: Uno de los más grandes escritores japoneses , premio Nobel de literatura en l968, puso a fin a su vida el 16 de Abril de 1972 en su departamento de Zushi.

Ernest Hemingway : Considerado uno de los mayores prosistas norteamericanos del siglo XX. Los médicos le diagnosticaron un cáncer, exigiéndole una vida calma y retirada. Hemingway no lo acepta, y en l961 decide acabar bruscamente con su vida tirando del gatillo de una escopeta de cacería.

Virginia Woolf : Novelista inglesa cuyas obras retrataban la vida cambiante de la conciencia. Se rellenó los bolsillos de piedras y se metió a un río para morir ahogada en 1941.

Alfonsina Storni : Poeta argentina de apasionada y lírica sensibilidad. Su vida estuvo marcada por el sacrificio, el dolor y la lucha. Una mañana de l938, su cuerpo fue hallado sin vida en las orillas de una playa de Mar del Plata.

Vicente Van Gohg : Famosísimo pintor holandés cuya obra demuestra un extraordinario talento. Su genio estuvo entremezclado con una progresiva locura, llegando incluso a pintar con sus propios excrementos. Se suicida en 1890.

Kurt Cobain : Lider de la popular banda musical de la banda Nirvana y uno de los máximos exponentes del grunge. Su muerte conmocionó a todo el mundo del espectáculo. Se había suicidado de un balazo en la cabeza en 1994.

Violeta Parra : Extraordinaria trovadora chilena, militante del Partido comunista y gran influencia de toda una generación. Una decepción amorosa la llevó al suicidio en l967.

Marylin Monroe : La diva más famosa del mundo del espectáculo tampoco pudo escapar de la angustia. A pesar de conseguir fama y fortuna, nunca pudo ser feliz. El sábado 4 de Agosto de 1962 fue el último día de su vida. La certidumbre de haberse quedado sola, la impulsaron a tomar una dosis de somníferos superior a la habitual. El suicidio le pareció el único camino apto para aliviar su terrible angustia.

Escritores Suicidas en el Perú :

Josemari Recalde, no ha sido el único escritor suicida en el Perú. Muchos, otros, agobiados por tremendas crisis existenciales, decidieron también acabar con sus vidas. Incomprendidos , genios, solitarios, logran con sus muertes convertirse en mitos, marcando con sus huellas a toda una generación. José María Arguedas, Luis Hernandez y María Emilia Cornejo, son un claro ejemplo de ello.

“Destrozado mi hogar por la influencia lenta y progresiva de incompatibilidades entre mi esposa y yo, convencido hoy mismo de la inutilidad o impracticabilidad de formar otro hogar con una joven a quien pido perdón, casi demostrado por dos sabios sociólogos y un economista, también hoy, que mi libro Todas las Sangres es negativo para el país, no tengo nada que hacer ya en este mundo. Mis fuerzas han declinado, creo que irremediablemente”. Las palabras de Arguedas eran elocuentes, había llegado al final de su angustioso camino. Con un intento de suicidio en 1966, José María no dejó de sufrir. Sus problemas conyugales, su preocupación constante por la aceptación de su obra y la envidia de los intelectuales de su época jugaron en su contra. Como se conoce, Arguedas era un maníaco depresivo crónico, por lo que siempre era percibido con una extraña nostalgia en los ojos, o como el mismo denominaba: mis fantasmas.

 

Un 28 de noviembre de 1969, el escritor andahuaylino entró aun baño de la Universidad Agraria y se disparó un tiro en la sien, muriendo el 2 de diciembre.

Luis Hernandez, al igual que Billy The Kid iba herido por la espalda. Sin embargo, pocos se daban cuenta de ello. Caprichoso poeta, al igual que sus cuadernos espirales de mil colores, tampoco resistió ante el deseo de irse cuando el quizo.

“Dios firma sus obras con letra de primarioso”, quizás estos versos del vate peruano pueda resumir en alguna forma la incapacidad del hombre por comprender lo trascendente, lo absoluto, lo inalcanzable.

Hernandez jamás buscó la fama ,ni el dinero , por eso ironizaba: “Los laureles se usan, en los poetas y en los tallarines”. Sólo llegó a publicar tres libros en vida, pero su verdadera obra, la repartió entre sus amigos y amigas en cuadernos de colegio, rayados y cuadriculados, con dibujos, figuritas y collages que retrataban de manera perfecta, la personalidad del autor.

Con un dolor que sólo el comprendía, partió a Argentina y un tres de octubre de 1977, en una fría mañana, se arrojó a los rieles de un tren para terminar con su vida.

María Emilia Cornejo, “llevaba en la sangre el dolor de su pueblo” como ella misma escribió alguna vez. Poeta brillante, perteneciente a la generación del setenta, destacó de inmediato. Pero a pesar de ello, al igual que otros escritores, su vida estuvo marcada por la angustia. María Emilia deseaba con muchas ansias ser madre, pero el destino se lo negó: tenía tres meses de embarazo cuando perdió a su bebe. Esto la sumiría en una gran depresión, de la que no se pudo librar. Una sobredosis de pastillas fue su salida. Su final se escribió en septiembre de l972

Todos, absolutamente todos, tomaron la decisión más difícil de sus vidas, buscaron la libertad, se arriesgaron y por fin pudieron tomar ese complejo y siempre sorprendente atajo incomprensible.

26 DE MAYO DEL 2001

Anuncios

One thought on “Suicidio: el atajo incomprensible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s