DIVORCIO FELIZ

Por: Anddy Landacay H.

DIVHoy cumplo exactamente un año de haberme separado,  divorciado,  desenredado o todos los sinónimos de libertad que puedan encontrar en el diccionario. Es cierto que se puede estudiar muchas cosas en la vida, pero definitivamente el matrimonio te da cierta formación que no se enseña en ninguna universidad y no se ubica en ningún libro. Como suelo repetir, ser participe de un matrimonio y vivir para contarlo te prepara para ir al guerra.

Es cierto que todo lo que implique relaciones humanas es jodido, complicado, enrevesado (la mayor parte del tiempo incomprensible) y en los asuntos de pareja se llega a niveles ante los cuales la física cuántica resulta más sencilla de entender.

Según el Dr. Marco Aurelio Denegri la tendencia natural de los seres humanos en cuanto a la elección de pareja es el error y esto se debe a nuestra insanidad mental  por un lado y a la poca tolerancia al otro que nos viene de fábrica (Etología Dixit). O como bien dice el Dr. Jorge Bruce, si en siglos atrás las parejas las escogían los padres ahora las escogen las neurosis.

Mi buen amigo Iván suele preguntar cruelmente cuando alguien anuncia su matrimonio: ¿Te vas a casar o te tienes que casar? Lógicamente no es lo mismo, casarse por decisión propia que verse obligado a juntarse con alguien por la circunstancia de un embarazo no deseado u otros factores.

Soy hidalgo en reconocer que en mi caso la decisión fue por ese TIENES QUÉ. Y claro, cuando juegas la Tinka hay probabilidades de ganar, pero muchas más de perder. Es cierto que a veces, como en el fútbol la improvisación funciona y puede que eso te lleve al triunfo, pero la diferencia entre un partido de fútbol y un matrimonio es que uno dura 90 minutos y puede que el otro sea ¡para toda la vida!

Pero más allá de las razones por las cuales uno se haya juntado con una pareja para casarse, si por decisión propia o por las circunstancias de la vida, uno tiene que seguir la lógica de un buen peleador: saber retirarse a tiempo.

También hay que saber cuáles son los indicadores que anuncian que algo ya no camina. Hay muchas y variadas formas que dependerán de la experiencia de cada pareja, pero creo que en algunos casos podrían coincidir.

Cuando llegas a casa y ves que tu relación con la TV o la computadora es mayor que con tu esposa. Eso dice algo. Cuando quieres hablar con ella y ves que se pone los audífonos para no escucharte, eso dice algo.

Cuando se sientan a la mesa y no hay nada que decir y solo los acompaña el ruido de los cubiertos. Eso dice algo. Cuando te echas a la cama, te levantas y ves que él o ella nunca llegaron, créeme, eso dice algo.

Cuando llegas de hacer el mejor trabajo de tu vida, recibido el reconocimiento de tus compañeros de trabajo, amigos, padres y ves que tu pareja ni siquiera se toma el trabajo de leer lo que has escrito, eso dice algo.

Cuando aquellas cosas que eran especiales en un principio empiezan a convertirse en defectos y te las empiezan a recitar todos los días, algo pasa. Cuando en la cama el sexo se ha convertido en una visita al museo, eso dice algo.

Cuando en la cama prefieres mirar a la pared que la espalda de tu cónyuge, eso dice mucho. Cuando se agotan los borrones y las cuentas nuevas, los empezamos de cero, los ahora sí y el terapeuta te dice que lo pienses bien, eso dice algo.

Cuando te mudas, te vas de viaje y ves que llevas los mismos problemas en la maleta, eso dice bastante. Cuando ves que quien se levantaba antes a las 6 de la mañana a prepararte el desayuno con cariño, servirte el almuerzo para el trabajo ahora no mueve ni un dedo (Esto no es cuestión de género) y deja que almuerces lo que puedas, eso dice como mierda.

Uno no tiene que vivir una vida por debajo de ciertos estándares de calidad, uno no puede condenarse, ni obligarse a algo que no funciona, no camina o no tiene futuro. Ni los hijos, ni los intereses, ni las deudas, ni lo material pueden ser un obstáculo o mejor dicho: un pretexto para seguir representando un papel de esposo o esposa feliz. La vida siempre es más hermosa cuando se acepta la realidad.  Y uno nunca debe actuar bajo el techo de un teatro que se incendia.

Anuncios

4 thoughts on “DIVORCIO FELIZ

  1. Por eso, dicen que el matrimonio es la jaula mas rara. Los que estan adentro quieren salir y los de afuera quieren entrar. La verdad, es que no hay nada mejor que vivir en paz consigo mismo. Fue bueno mientras duró, pero como todo, nada dura para siempre, y hay que saber cuándo saltar al otro lado.

  2. Creo que todas las cosas de la vida se alcanza con un sacrificio….y creo que no hay matrimonio 100% feliz ni parajas sin errores……de hecho la tendecia es que uno debe de tratar de ser mejor ..y ser el mejor en el momento de crisis justo en el punto antes de tomar la decisión de divorciase..luchar es querer y el querer es poder y con poder se logra todo.
    ..si fácil me rindo fácil soy presa del divorcio…no creo q vivir sólo se pueda ser 100% feliz…momento felicides de acuerdo conoces mas parejas, disfrutas más..etc etc pero no creo q te llenes luego…no se pienso q debería tomar esta decisión con 100% de mi esfuerzo para que me haga rendido. JL

  3. Bueno, qué te puedo decir amigo mio. Hoy por hoy mi matrimonio si camina. Creo que lo básico es la madurez de las personas, pues , si por un arranque de cólera (digamos) , el o ella, hace algo que te duela demasiado, no se podrá reparar ni con el mejor psicólogo de parejas. Uno tiene que trabajar mucho para superar los males que tenemos antes de juntarnos en esta guerra llamada matrimonio, pues todos tenemos problemas psicológicos leves o graves, pero depende de la convicción de cada uno el superarlos por el bien de la familia. Tengo entendido que si una de las personas o las dos de un matrimonio no son los suficientemente maduras, puede conllevar a dañar a la otra persona. Señores, una vez que se acaba el amor (No el año y medio que dura supuestamente el amor, sino la vida en común y el compromiso de querer seguir juntos), como repito, una vez que se acaba el amor, se fue todo a la mierda, no hay poder en el mundo que arregle eso. Todos los matrimonios entran en crisis, pero si los dos no son lo suficientemente maduros para sobrellevar el problema, uno solo, no podrá con todo y terminará cansándose de toda esa mierda que significa su matrimonio y será un feliz divorciado. Las parejas no estan obligadas a seguir juntas, pero pienso que todo esto se puede evitar, claro, si él o ella (tienen que ser los 2, no uno solo) ponen de su parte. Saludos amigo, excelente post.

  4. jajaja qué buena descripción!!! Tal cual. La vida me enseñó que para medir cómo va una relación debo usar el silencio. Cuando la relación va bien, el silencio es un lenguaje cómplice y cálido; pero cuando el silencio incomoda, se vuelve duro, pesado y ahoga, cuando en el silencio se busca algo que comunicar y no se encuentra ES PORQUE YA NO HAY NADA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s