DE LAMPARTANOS Y BARNECHÉVERES (Crónica de una campaña sin millones, pero con ideales)

Por Anddy Landacay H.

a

“¿Hijo por qué pierdes tu tiempo en esto?” Me preguntó un caballero de unos 60  años mientras le ofrecía un volante y le hablaba de la propuesta de Barnechea. Con una sonrisa cálida le respondí: “porque hacer esto es mejor que ver Esto es Guerra”. Le di la mano, sonreí y seguí mi camino.

Mi madre también me dice lo mismo. Algunos amigos igual. En realidad es una pregunta recurrente a lo largo de mi vida. Siempre Hago las cosas por convicción, porque quiero y porque me nace.

He sido (y soy) activista en diferentes temas. Nunca me gusta quedarme callado,  defiendo mis posturas sin cortapisas. De más está decir que en el Perú, esto me ha generado simpatías y antipatías por igual.

Creo que sin darnos cuenta, tenemos instaurado un modo de vida que todos aceptan de facto y sin chistar: Naces, vives, comes, cagas, tiras, te enamoras, estudias en la universidad, te casas, tienes hijos, votas, haces plata, compras ropa, auto, pierdes plata, estudias un post grado, estudias inglés, te divorcias, envejeces, mueres, y fin.

Este es nuestro paradigma del éxito, alcanzar todo eso, tomarnos fotos y publicarlo en el face. Y fuera de ese esquema todo lo demás “es perder el tiempo”.

“Todos son ladrones”, “todo está podrido”, “nada va a cambiar” son palabras recurrentes. ¿Quién no ha crecido escuchándolas?

Y si hablamos de “política” pues estas palabras se asocian inmediatamente. El POETA DE LA CALLE decía en una de sus rutinas: “como será de sucia la política que a una palabra tan hermosa como MADRE le sumas POLÍTICA y resulta: SUEGRA”.

Hay un universo y cientos de chistes sobre “políticos”. Política es una palabra tan desprestigiada que espanta mucho a la gente brillante y honesta.

Y es una pena, porque la política no es lo que nos suelen vender. No voy a entrar aquí en definiciones filosóficas o sociológicas del término, solo voy a citar a José Carlos Mariátegui recordando a Manuel Vicente Villarán: “Somos un pueblo donde ha entrado la manía de las naciones viejas y decadentes, la enfermedad de hablar y de escribir y no de obrar, de ‘agitar palabras y no cosas.”

Yo reivindico la política como acción, el moverse en torno a convicciones fuertes y no tener vergüenza de decirlo.   Yo también había caído en esa decadencia, pero ésta campaña me ha devuelto la vitalidad.

Esta es una campaña desde abajo, sin recursos, SIN MILLONES, NI MATONES, pero con muchos ideales. Y aunque parezca un slogan, no lo es. Realmente no tenemos recursos.

Estoy siendo testigo de cómo esta campaña ha desbordado de espontaneidad, de gente que se ha puesto de pie porque quiere HACER y GENERAR CAMBIOS.

A Alfredo Barnechea le ha tocado liderar esta esperanza, pero sabemos que no es un dios, ni un súper héroe, ni es absolutamente infalible, pero le toca ahora llevar esta expectativa a lo más alto y seguir demostrándonos que es diferente. Este movimiento va más allá de él y del partido.

 Este movimiento nace en todos nosotros y lo trasciende. Este movimiento está en los que empezaron con un like en una computadora de una cabina de internet o en el celular, en los que lo escucharon en la radio, o de la boca de un amigo. Está en los que hacen sus memes o videos. En los que prestan su talento y su arte.

Está en los lampartanos que van de calle en calle, de paradero en paradero, de mercado a mercado, en los que pegan un afiche o dan un volante con la que convicción de que van sumando, de a pocos.

Está en los que no dejan de proponer 626_1505035396470804_9207013745817908634_na sus amigos, a sus familias, al taxista o al señor que viaja en la combi con su periódico.

Mientras otros pagan millones para tener paneles enormes y spots de TV en horas punta donde otros están adormecidos con los realities, nosotros vamos de pie, de pronto cansados luego del trabajo, de la universidad o del instituto, pero con la satisfacción de hacer las cosas bien,  sin deberle compromisos a nadie más que a nuestras propias conciencias.

Los Lampartanos y los Barnecheveres me han devuelto la esperanza de que no todos se venden por un plato de lentejas, por una beca o un puesto de trabajo. He podido ver, que hay jóvenes que aman la política en su sentido más puro y desinteresado. Por eso yo también estoy aquí, no perdiendo el tiempo, si no ganándolo.

Yo ya estoy aquí. No te creas el rollo de que nada cambia. Sí se puede chochera, SI CAMBIAS TU, todo se puede. No te quedes. AHORA TE TOCA A TI.

 

 

Anuncios
Posted in Sin categoría

11 thoughts on “DE LAMPARTANOS Y BARNECHÉVERES (Crónica de una campaña sin millones, pero con ideales)

  1. “NO SOY NI BARNECHÉVERE, NI ACCIONPOPULISTA, NI APRISTA”.
    PORQUE SOMOS JÓVENES NOS TIRAN DE INGENUOS Y UTÓPICOS. MUCHOS TENEMOS VOCACIÓN DE SERVICIO EN DIFERENTES ÁREAS-CIENCIAS, Y YO SOY UNO DE ELLOS. CON UNA PREPARACIÓN ÍNTEGRA. CON ESTUDIOS Y EDUCACIÓN TRANSFORMAREMOS LAS COSAS NEGATIVAS A POSITIVAS. SIGAMOS MANTENIENDO NUESTRA ESENCIA INVARIABLE, A PESAR DEL DURO BREGAR DE ESTE MUNDO.
    ALFREDO BARNECHEA SE HA GANADO MI VOTO DESDE EL PRIMERO DE ENERO DEL ACTUAL AÑO. PERO AÚN FALTA ANALIZAR LA PLANCHA PARLAMENTARIA PARA PODER ELEGIR SIN MUCHO ESCEPTICISMO.
    EN FIN, A SEGUIR CON TODO.
    ————————————————————————————
    -“…NADIE HACE LAS COSAS POR MALDAD, SINO POR IGNORANCIA…”
    (SÓCRATES)
    -“SE PUEDE CONOCER EL FENÓMENO, PERO NO EL NOÚMENO”
    (CRITICISMO)

  2. Se necesita un político honesto, en el Perú se ha perdido el verdadero sentido de la política, y creo que tenemos una gran oportunidad de votar y elegir a un candidato tan culto y con una visión socio demócrata para el país como Alfredo Barnechea.
    adelante jóvenes si podemos

  3. Los que pegaron en la avenida Brasil han sido arrancados. Lo raro es que en el mismo lugar hay otros anuncios que nunca los han tocado. Y están ahí hace meses. Ponen de Barnechea y al toque se los bajan, qué raro no?

  4. Con Alfredo Barnechea ha llegado el momento de la transformación del país. No la perderé, no lo perderá mi familia. No debes perder esta oportunidad de tener en la conducción del Perú a un hombre decente, culto, sin pasado oscuro, digno para representarnos en el concierto de las instituciones y naciones del mundo.

  5. Es hora de recuperar la politica, en tiempos que la politica esta tan desprestigiada, es necesario recuperar la fe, demostrar que la politica es la nobleza de los hombres al servicio de los demas, que hay quienes queremos a un Peru grande y prospero donde todos tengan oportunidades para vivir y educar a sus hijos, donde se respete a cada persona sin importar raza, color, origen, pensamiento, etc.
    Alfedo Barnechea me recuerda a grandes politicos de antes como Haya de la Torre, Belaunde, Barrantes, Luis Alberto Sanchez, Paniagua, y muchos mas, que dedicaron sus vidas a sus ideales y que no se llenaron los bolsillos con la plata del pueblo, hoy tenemos la suerte de poder elegir no por el mal menor, sino por el mejor, estoy seguro que Los que lo apoyamos no lo gacemos buscando un cargo, un trabajo o un beneficio, no esperamos nada, pues si elegimos a alguien que haga las cosas bien las oportunidades vendran solas fruto de nuestro esfuerzo honesto, pero necesitamos que el estado promueva esas oportunidades, nos de las herramientas, nos abra mercados, a todos no solo a grandes empresas, que todos tengan acceso al agua, energia, vivienda, educacion, salud y seguridad, que desaparescan los creditos usureros, las tarifas por servicios abusivos.
    Lo demás depende del trabajo de cada uno, el Peruano es creativo, es emprendedor y ya demostro que puede salir de las peores situaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s